El saludo en Aikido es una forma de mostrar respeto hacia O’ Sensei y al lugar en el que practicamos.

Cuando entramos al tatami debemos saludar primero a O’ Sensei y luego a nuestro instructor. De la misma manera realizamos este saludo cuando la clase termina.

Al iniciar la clase nos formamos en fila sentados en Seiza y hacemos el ejercicio de “Mokuso” (es un término japonés que significa “mirar en silencio hacia el corazón”) y nos concentramos en nuestra respiración.

Luego nuestro Sensei nos dice “Mokuso Yame” dando por terminada esa meditación tranquila y a continuación dice “Shomen ni rei” (que significa “Saludo al shomen” – hacia el lugar donde está el Kamiza y la foto de O´Sensei-), luego se gira hacia nosotros y el Senpai (el alumno con más experiencia) nos dará la orden de saludar diciendo “Sensei Ni Rei” que significa “Saludar al Sensei.” En este momento todos dicen en voz alta “Onegai Shimazu” (el “zu” del final se pronuncia como una letra “S”), que significa “Enséñeme por favor”.

El mismo saludo lo realizamos cuando la clase termina diciendo “Domo Arigato Gozaimashita” (el “shita” del final se pronuncia como “Shta” – sin sonorizar la “i”-) cuyo significado es “Muchas gracias”.

El dojo es un lugar donde no solo ejercitamos el cuerpo, sino también nuestra mente y espíritu, por lo tanto respetar la etiqueta es una parte fundamental de nuestra práctica.